MÒMIES (Mummies)

Paper. 2016

La creencia religiosa según la cual el cuerpo debía conservarse después de la muerte en su forma material, para proseguir su vida en el más allá, condujo a los egipcios a la búsqueda de medios artificiales de conservación. Desde la época predinástica, los egipcios tuvieron que ser conscientes de las propiedades del suelo de su país, en el que se conservaban los tegumentos y las pieles de animales y tejidos en los que se inhumaban a los muertos, al menos en el Alto Egipto; quizá los fragmentos de resina hallados en ciertas tumbas son los testimonios de las primeras tentativas de momificación. (…)

El perfeccionamiento de los métodos en el Imperio antiguo condujo a la práctica de la incisión del cuerpo para la extracción de las vísceras y, durante la dinastía VI, está atestiguada la existencia de una clase de embalsamadores profesionales. La momificación quedaba aún reservada al soberano y a ciertos privilegiados.
En el Imperio medio, el embalsamamiento se generalizó e hizo más minucioso, pero el estado de conservación de las momias de dicho periodo aún deja mucho que desear. Hasta el Imperio nuevo, la momificación no alcanzará la perfección, lográndose conservar toda la expresividad del rostro, lo que constituye una gran novedad, ya que las momias anteriores apenas conservaban tegumentos ennegrecidos pegados al esqueleto. Herodoto y, más tarde, Dioroto de Sicilia nos han dejado una descripción del embalsamamiento en su mayor parte confirmada por los rituales.
(…)
Los oficiantes poseían carácter sacerdotal y los egipcios les llamaban sacerdotes-ut; con ellos oficiaba un sacerdote lector que recitaba los pasajes del ritual correspondientes a cada operación; acerca de los ingredientes utilizados, se dice: «Entran en tus sustancias, son para ti el testimonio de que irás a una tierra de plata, sobre un suelo de oro […] Tú eres el fénix, forma del sol, para ver tu nombre en todas las tierras; tu alma en el cielo, tu cuerpo en la región inferior. Ven a los templos; estás vivo una segunda vez, a perpetuidad; eres joven una segunda vez, por toda la eternidad».

Diccionario de civilización egipcia (Guy Rachet)

La momificació a l’Antic Egipte no va tenir lloc només amb éssers humans, sinó també amb animals. Quan la mascota d’una persona moria, ja fossin gats, gossos, micos o qualsevol altre animal, aquesta podia ser momificada, fins i tot, imitant a les dels humans i també se li podia confeccionar un sarcòfag o estela funerària especial.

JUSTINE

Paper. 2016

Inspirada en la protagonista del film «Melancholia», escrit i dirigit pel director danès Lars Von Trier l’any 2011.

“La Tierra es perversa”, dice Justine con desgano. “No es necesario hacer duelo por ella. Nadie la va a extrañar.” Su hermana Claire, sumida en el pánico, la mira sin entender. Ambas esperan el fin del mundo, que ocurrirá en unas cuantas horas cuando el planeta Melancolía haga colisión con el nuestro. No queda más que esperar. Se le ve cada vez más grande (es decir, más cercano) y el espectáculo es majestuoso.
(…)
Musicalizada con fragmentos de Tristán e Isolda de Wagner, y escenas en interiores oscuros que contrastan con exteriores en los que la naturaleza adquiere proporciones sobrenaturales (empezando por un horizonte dominado por un planeta enorme), Melancolía sería la película que, de haber existido el cine, hoy se conocería como emblemática de ese movimiento. Justine es la heroína romántica que escapa de su propia boda porque no puede acatar las reglas de una vida “ordenada” y, en cambio, acepta tranquila la inminencia de la destrucción. Desnuda, a la intemperie, tendida sobre unas rocas a la luz que refleja el planeta, la joven lo contempla como si fuera un amante. Eternamente triste y melancólica, lo mira con añoranza. Ese –y no la Tierra– es su hogar.»
Fernanda Solórzano (post publicat a letraslibres.com)

 

EL CRIT (Scream)

Paper. 2016
Col·lecció particular.

«A l’hora de la mort, la noia
sentia encara el crit de l’Empusa*
que aterria els moribunds 
i sotjava les tombes.
Tenia una cama de metall,
l’altra de fems d’ase,
i cridava com criden les ombres dels morts
a les ribes de l’Aqueront.

Sí, és clar! Els vells fantasmes han mort,
però sempre en neixen de nous.»

El crit dels fantasmes i altres poemes. Jaroslav Seifert*

 

* Fantasma de la mitologia grega
* Jaroslav Seifert (Praga, 1901-1986), premi Nobel de Literatura l’any 1984, és el representant de la primera generació de literats entusiasmats per la creació de la República Txecoslovaca independent. La inspiració bàsica de la seva obra és la nostàlgia de la joventut perduda, la mort, la inutilitat de la vida, en definitiva, una malenconia incurable que s’estén com un cercle viciós de volences, recerques i desigs que el poeta mai no podrà apaivagar. Des d’aquest laberint de pessimisme, però, el poeta intenta una fugida cap al món de la bellesa, de l’idil·li i del paradís.