2016. Primera exposició

El 3 de desembre d’ara fa tres anys inaugurava la meva primera exposició.

Amb el títol “Diàlegs amb el mite” presentava, per primera vegada, una selecció d’escultures fetes de paper i de cartró inspirades en personatges mitòlogics, fent un recorregut des de l’antiga Grècia, l’Índia, Egipte, Rússia i la nostra terra, Catalunya.

L’emoció de la primera vegada que s’exposa és difícil de descriure amb paraules. Com l’emoció i l’agraïment a tots els que em varen acompanyar aquell dia, familiars i amics, que varen ser testimonis de l’inici de la meva etapa artística. L’agraïment especial a en Toni Arco per la magnífica presentació de l’exposició i a en Joan Campa i a l’Enric C. Rigau que varen fer possible el vídeo exposat a la sala.

Ja han passat tres anys, sí, però l’emoció d’aquell dia continua a flor de pell!

Instants #5

“Restaré sempre un amant ideal i indigne dels mars atzurs i dels llargs viatges, i moriré un vespre, com tots els vespres, sense fendre la línia tèrbola dels horitzons.” (Nikos Kavadias)

“Always the perfect, unworthy lover of the endless voyage and azure ocean, I shall die one evening, like any other, without having crossed the dim horizon.” (Nikos Kavadias)

METAMORFOSIS

Pell. 2019

Del griego μετα (‘cambiar’) y μορφή (‘forma’), la metamorfosis es un poderoso símbolo de la transformación, y refleja un aspecto de la psique con su evolución: cambios radicales en la forma, la función, el carácter y el estado del ser. El propio símbolo, que suele evocar la noción del alma o la liberación o encarnación verdadera de la psique, yace en una antigua visión de la unidad esencial del ser, reflejada en la multiplicidad de formas y estructuras que la psique y la materia pueden adoptar. […] La metamorfosis suele tener lugar oculta de la vista, y da fe de la dinámica inconsciente en movimiento.

El libro de los símbolosReflexiones sobre las imágenes arquetípicas.

Metamorfosis WP

LETEO

Paper. 2019

Entre los griegos, Lete es una deidad femenina que forma pareja con su opuesta Mnemosine, la diosa de la memoria y madre de las musas. […]
Sin embargo, Leteo es ante todo el nombre de un río del infierno que otorga el olvido a las almas de los muertos. En esa imagen y ese mundo de imágenes, el olvido se sumerge por completo en el elemento líquido agua. Hay un sentido profundo en el simbolismo de estas aguas mágicas. En su suave fluir se disuelven los duros contornos del recuerdo de la realidad, y son de esta manera liquidados.
Entre los autores de la Antigüedad se discutía por qué campos beatíficos o funestos fluían las aguas del Leteo, y cómo se podía localizar exactamente el curso del río en relación con las otras corrientes del infierno (Aqueronte, Éstige, Flegetonte, Cocito). El que pretende saberlo con más exactitud es el geógrafo Pausanias, que identifica en Beocia una de las fuentes del Leteo, junto a la que, a la vez, brota un manantial de Mnemosine. Sin embargo, los autores de la Antigüedad coinciden en que las almas beben de las aguas el Leteo para, mediante el olvido de su existencia anterior, hacerse libres para renacer en un nuevo cuerpo.

Harald Weinrich, “Leteo. Arte y crítica del olvido” (Ediciones Siruela, 1999)

Leteo WP